El tiempo - Tutiempo.net
Inicio Actualidad Política TucZone Deportes Vida&Ocio
Actualidad

Por una demora del Gobierno, peligra la cobertura de dos fiscalías

La indefinición de las ternas de aspirantes a magistrado provocó la acumulación de propuestas donde coinciden los nombres de los candidatos.

Captura web.

La ley no establece plazos para designar magistrados: por eso el gobernador Juan Manzur pudo tomarse esta potestad con calma y acumular ternas pendientes de definición. Pero esta política de postergar la cobertura de vacantes judiciales, que casi no tiene antecedentes desde la creación del Consejo Asesor de la Magistratura (CAM) en 2009, sumada a factores imprevistos, generó un efecto complejo de resolver: la aparición de ternas “mellizas”, donde coinciden uno, dos o, incluso, tres nombres. Esa circunstancia quedó expuesta esta semana, cuando el ministro de Gobierno y Justicia, Regino Amado, anunció que iba a tener que devolver algunos tercetos al CAM, aviso que puso en riesgo la cobertura de dos fiscalías de Instrucción en lo Penal de la capital.

Cinco ternas generaron este atolladero inédito: tres cargos de fiscal en la capital; uno en Monteros y el puesto de juez de Instrucción en lo Penal N°2 de San Miguel de Tucumán. Al postergar las definiciones, cuatro finalistas de estas propuestas (Eugenia Posse, Facundo Maggio, Pedro Gallo, Luis Amarillo) siguieron concursando en el CAM e ingresando en los respectivos tercetos. A ello se sumaron dos hechos imprevistos: las designaciones frustradas de Maggio en el Juzgado N°2 y de Amarillo en una de las fiscalías de la capital. En el primer caso, Manzur desistió del nombramiento por una controversia vinculada a la actividad profesional de Maggio en causas de derechos humanos. En el segundo, fue la comisión de Peticiones y Acuerdos de la Legislatura la que, también de manera inesperada, rechazó al postulante Amarillo en diciembre.

A estos dos traspiés hay que añadir que, a finales de octubre, el gobernador se inclinó por Posse para la Fiscalía de Monteros: al hacerlo, descartó a los candidatos Maggio y Carlos López, que recibió su octavo veto, el primero de Manzur. Hasta ese momento, el Gobierno disponía de opciones para los cinco cargos en los que se repetían postulantes, considerando incluso la posibilidad de que no insistiera con Maggio. Todo empezó a complicarse cuando envió a Posse a Monteros (todavía no asumió) y dejó las otras ternas en suspenso, en vez de resolver los cinco tercetos con composición parecida al mismo tiempo, como había ocurrido en escenarios semejantes durante la gestión del ex gobernador José Alperovich.