El tiempo - Tutiempo.net
Inicio Actualidad Política TucZone Deportes Vida&Ocio Diálogo A.
Dialogo abierto

Su vida dio un giro cuando ganó la beca de la Fundación Julio Bocca

Marianela es una joven estudiante que se encuentra haciendo su camino en el arte desde los cuatro años y nunca paró.

Calificarla como en potencia sería pecar de minimalista. Marianela Dollera Albarracín es una tucumana de 20 años que se encuentra en plena formación profesional como artista; emergente sería la mejor descripción para este joven talento que ya pisó cuantiosos escenarios y se lució en distintos roles teatrales.

Su ascendencia artística viene de Valeria Albarracín, su mamá, reconoce Marianela. Ella es cantante lírica y junto con el padre de la joven siempre la impulsaron a reconocer y hacerse cargo de todo su potencial artístico. Su abuelo fue, entre otras tantas cosas, actor, profesor de teatro, dramaturgo y escritor; su abuela y tía abuela, actrices.

Marianela destaca la música como su principal pasión y herramienta, además, le gusta escribir y actuar. Desde chica, Marianela nunca supo qué contestar a la pregunta “¿qué querés ser de grande?”. Todo lo que veía le llamaba la atención de una forma y otra. Piensa que, producto de las series, películas y libros que consumía, se dio cuenta de que siendo actriz podría ser cualquier profesional y ejercer cualquier profesión que deseara.

“Tenía cinco o seis años. Obviamente era una fanática de las princesas y de Disney; mi mamá estaba cocinando y yo estaba leyendo un libro didáctico de La Sirenita. Sin pensarlo fui a la sala de música, como la llamamos en casa, me senté en la butaca y abrí el piano, coloqué el libro abierto en la primera página en el atril y mientras tocaba cualquier melodía en el piano, leía cantando la historia que contaba en el libro. A partir de ahí fue que empecé a tener uso de razón de lo que me gustaba y hacía feliz. Así también se dio cuenta mi familia”, recuerda la joven actriz.

Hacer de las pasiones una profesión

Su formación comenzó a los cuatro años y nunca paró. Hasta los ocho tomó clases de danza en la Escuela Superior de Educación Artística (E.S.E.A) en Tucumán. A los cinco con clases particulares de piano. Desde los ocho a los once, formó parte del Coro de Niños de la Provincia, desde los nueve a los doce estudió piano en el Conservatorio Provincial de Música.

Una vez finalizados sus estudios secundarios, optó por ingresar a la Escuela Universitaria de Cine, Video y Televisión especializándose en el área de Guión. Su vida dio un giro cuando ganó la beca PI de la Fundación Julio Bocca: “A fines del año pasado estaba muy interesada en buscar becas para viajar y estudiar”. Se topó con esta propuesta, se presentó a la primera etapa en diciembre del año pasado y el resto es historia. Hoy Marianela se destaca como una de las becadas para formarse como Intérprete de Teatro Musical.

De Tucumán a su sueño, sin escalas

“Al llegar a Buenos Aires, si bien estaba muy contenta, también estaba asustada. A medida que me fui acomodando y conociendo, me sentí feliz por haber tomado la decisión de venir. Tengo un grupo muy lindo de compañeros y amigos; la calidad y el profesionalismo no sólo de ellos sino también de los profesores hacen un ambiente genial para el crecimiento y desarrollo de cada uno. La Fundación se siente como una familia. Me estoy formando en lo que me gusta y se siente como en una película cada vez que entro a clases y bailo, canto y actúo. Al ser becada, parte de las horas de la semana, me dedico a trabajar como asistente de Dirección General en la Fundación Julio Bocca, en donde me encargo de armar base de datos y del diseño gráfico de algunas imágenes. Es una herramienta que nos da también la Fundación para formarnos en otro ámbito y que nos servirá para nuestro currículum. Más allá de eso, Buenos Aires es una ciudad para conocer, por lo que en mis tiempos libres me tomo un rato para pasear y recorrer un poco de lo mucho que me falta”.

A pesar de estar especializándose como artista, formándose en danza clásica, jazz y contemporánea, canto y teatro, no descarta la posibilidad de escribir o incluso dirigir una obra ya sea de teatro, teatro musical o cine. Desde el 2013 hasta el 2015, participó en varios espectáculos que organizaba junto a su mamá, como cantante solista y coreuta. Estando detrás de escena, formó parte de la producción, sonido y asistencia de dirección. En 2015 y 2016, participó en la dirección y sonido en presentaciones de espectáculos cortos para el estilista Jorge Ferré en la BellExpo de ambos años.

¿Cómo te ves a futuro?

“La meta a futuro sigue sin cambiar, ser una actriz. Aunque me veo más en el cine, no descarto el teatro. Ahora que conozco otras realidades del arte, ya sería una actriz con formación no sólo en la comedia musical sino también en el detrás de escena, por lo que también me veo trabajando en otras áreas dentro del arte, como guionista por ejemplo. En un futuro inmediato, estoy segura de que me quedaré en Buenos Aires o viajaré a otros lados para seguir formándome en esto que tanto me apasiona y amo: el arte”.

No le pierdas los pasos a esta artista en plena emergencia. Buscala en Facebook, Instagram y Twitter donde, a diario, muestra su crecimiento y progreso como así también distintos bocadillos artísticos.

Vicki Ledezma